De cronista a actriz porno: de este modo fue la primera grabación de Alejandra Omaña

Alejandra Omaña

La cucuteña soñaba con convertirse en actriz de cine para adultos y empezó como una debutante exitosa en este mundo del sexo, su gran aliada para este logro el Internet.
“Qué tan difícil puede ser desnudarse en frente de una cámara y coger?”, escribió Alejandra para la revista Soho. Llevaba años con la idea de grabar un vídeo porno, sin embargo, lo hizo realidad hace poquísimo tiempo, seguramente esta periodista tenia miles de historias eróticas en su cabeza, por el momento se ha portado como una grande del cine adulto y seguramente escucharemos su nombre por mucho tiempo.

Deseaba criticar a la Iglesia con sus imágenes y de ahí que decidió vestirse de monja, “pensé en una monja que descubre su cuerpo en sus ratos libres en la habitación del convento, inmediatamente después de orar el rosario”, algo que seguramente para muchos sera una falta de respeto imperdonable, mas en un país católico como el de la periodista.

El fotógrafo Leo Carreño le sugirió que hiciesen todo en una toma. “Yo le respondí que sí mas que si debíamos recortar en algún instante, no fuese mientras que me masturbaba, puesto que deseaba un clímax real”.

La grabación empezó con Alejandra rezando un Avemaría en frente de la ventana del cuarto, con un rosario en sus manos y haciendo cara de tedio.

Entonces, la monja saca ciertos libros que tiene guardados en un baúl, se acuesta y empieza a ojearlos, entonces a tocarse sobre el hábito. Saca una cartera en la que hay un consolador, se pone unos tacones, baila un tanto y después se acuesta en cama hasta el momento en que alcanza el clímax.

El día tras el estreno, su vídeo ya tenía más de veinte vistas y de él solo recibió comentarios positivos. En un par de días alcanzó más de ciento cincuenta reproducciones, horas después la pagina web de la periodista parece que no ha resistido el trafico porque no aparece ningún tipo de material audio visual.

Como era de suponerse la familia ha reaccionado muy mal a las escenas que presenta, tanto asi que su hermano le sugirió quitarse el apellido por el hecho de que no deseaba que sus conocidos se enterasen de sus nudos familiares. A causa de eso nació su pseudónimo porno: Amaranta Hank. El nombre lo eligió por Amaranta Buendía, personaje de ‘Cien años de soledad’ y Hank por un apodo del escritor estadounidense Hables Bukowski.

Alejandra ya había sido protagonista de la gaceta Soho en la sección ‘Modelo no modelo’ y se desvistió por el ascenso del Cúcuta Deportivo.